Iniciativa Latinoamericana Un espacio de emprendimiento y participación ciudadana

Promoción de Salud en el ámbito escolar

Iniciativa Latinoamericana > Proyectos > Educación > Promoción de Salud en el ámbito escolar

Enfoque “habilidades para la vida”

 

 

Este enfoque busca el desarrollo de factores protectores a través del fortalecimiento de las competencias emocionales, las habilidades psico-sociales y los recursos simbólicos que todo individuo necesita para tomar decisiones, resolver conflictos y desenvolverse positivamente en situaciones de la vida cotidiana. Procura un cambio no sólo en el nivel de los conocimientos y de la información disponible por el sujeto, sino de sus acciones concretas.
Existe fuerte evidencia que muestra que el enfoque de “habilidades para la vida” (OMS, UNICEF) constituye una estrategia de trabajo eficaz para afrontar la compleja realidad de nuestro contexto sociocultural actual. Se busca propiciar oportunidades para que los niños y adolescentes elaboren -junto a su grupo- espacios y propuestas que incentiven el desarrollo de conductas de auto cuidado y respeto y que fortalezcan principios de solidaridad y convivencia. Apunta a dotarlos de recursos psico sociales que faciliten la toma de decisiones adecuadas para proteger su condición de persona, su proyecto de vida y su salud integral. La evaluación de este tipo de programas muestra que este enfoque puede retrasar el inicio del uso de drogas, prevenir conductas sexuales de alto riesgo, enseñar a controlar la ira, mejorar el desempeño académico y promover el ajuste social positivo.

Diversos estudios reflejan la dificultad para cambiar los comportamientos que son influidos por un gran número de factores y que sobrepasan el mero conocimiento y actitud hacia la conducta estudiada. La toma de decisiones por ejemplo, es un proceso mucho más complicado que un simple proceso racional. Tener la capacidad de control sobre opciones difíciles, especialmente bajo condiciones de estrés, involucra tanto habilidades de pensamiento cognitivo (identificación de problemas, determinación de metas, generación de soluciones alternativas e imaginación de posibles consecuencias) como habilidades para enfrentar emociones (calmarse a sí mismo en situaciones de estrés, escuchar con cuidado y exactitud, determinar la mejor opción).

 

 


¿Cómo puede fomentarse la enseñanza de valores, a partir de la educación en habilidades para la vida?

 

La educación en habilidades para la vida promueve, entre otras cosas, respeto, tolerancia, solidaridad, integridad, equidad, resiliencia, sensibilidad social, motivación, adaptación al cambio y resistencia a las influencias sociales negativas. Las habilidades para la vida constituyen un pilar fundamental de la educación en valores ya que brindan las herramientas psicosociales que facilitan la apropiación y ejercicio de los valores.

 

 

Habilidad psicosocial Valores
Conocimiento de sí mismo Autonomía y responsabilidad
Empatía Solidaridad, respeto por el otro
Comunicación efectiva Honestidad, integridad, responsabilidad, respeto por el otro, convivencia social, equidad, participación
Relaciones interpersonales Solidaridad, convivencia social, autonomía, respeto por el otro, equidad, participación
Toma de decisiones Responsabilidad, autonomía, convivencia social, respeto por el otro, equidad, participación
Solución de problemas Convivencia social, respeto por el otro
Pensamiento creativo Autenticidad, autonomía
Pensamiento crítico Respeto por el otro, justicia, equidad, integridad, autonomía, participación, responsabilidad, convivencia social
Manejo de sentimientos y emociones Respeto por el otro, autonomía, equidad
Manejo de las tensiones y el estrés Autonomía, responsabilidad

 

 

¿Por qué implementar un programa de “habilidades para la vida” en la escuela?

 

• Por ser un medio de socialización (continuador y paralelo al familiar), donde además el sujeto se encuentra con sus pares, en el cual se reforzarán o modificarán algunas de las actitudes y comportamientos adquiridos o en proceso de adquisición.
• Porque en este ámbito se pueden observar precozmente la presencia de diversos factores de riesgo -si los hubiera- así como de las expectativas, actitudes y conductas de la población escolar, ofreciendo la oportunidad de atender la situación desde su inicio, sea cual fuera, problemas de integración, conductas agresivas, falta de motivación, etc.
• Porque en el transcurso del período de escolarización, el sujeto -que se encuentra en un proceso de construcción de su personalidad y maduración- va adquiriendo asimismo, creencias, valores y hábitos que van a ir constituyendo su futuro estilo de vida.
• Por el papel fundamental que juega el adulto y en ese sentido es válido destacar el del docente, no sólo como educador, transmisor de conocimientos y pautas culturales, sino a su vez como modelo.
• Por la oportunidad que brinda el sistema de instrumentar intervenciones preventivas estructuradas, con control, seguimiento y su necesaria evaluación, al contar con la presencia sistematizada del alumnado por varios años.

 

 

¿Qué habilidades estamos considerando?

 

Habilidades interpersonales
y de comunicación
Habilidad de toma de decisión y pensamiento crítico Habilidades de autonomía y control
Habilidades interpersonales de comunicación• comunicación Verbal/No verbal· escucha activa
• expresión de sentimientos (capacidad de responder sin culpar, capacidad de recibir respuestas)
• habilidad de saber buscar ayudaHabilidad de negociación y de rechazo• capacidad de negociación/manejo de conflictos
• habilidades asertivas
• habilidades de rechazo

Empatía

• habilidad de escuchar y comprender las circunstancias y necesidades del otro

Cooperación y trabajo de equipo

• Expresar respeto por las contribuciones de los demás

Habilidades de abogacía

• Habilidades de persuasión
•  Habilidades de motivación

Toma de decisión / resolución de problemas• Habilidad de recoger información· Evaluación de futuras consecuencias de acciones presentes
• Determinación de soluciones alternativas a los problemas
• Habilidad de análisis de la influencia de los valores y actitudes -propios y de los demás- en la motivaciónHabilidades de pensamiento crítico• Análisis de la influencia de los medios y de los pares
• Análisis de actitudes, valores, normas sociales, creencias y factores que las afectan
• Identificación de información y recursos relevantes
Habilidades para aumentar el control interno• Habilidades de construcción de autoestima y confianza
• Habilidades de autoconocimiento, incluyendo derechos, influencias, valores, fortalezas y debilidades
• Habilidad de plantear metas y proyectos
• Habilidades de autocontrol, autoevaluación y autovaloración
• Habilidad para el retraso de la gratificación inmediataHabilidades para manejar sentimientos• Manejo del enojo
• Negociación con la pena y la ansiedad
• Habilidades para manejar la pérdida, abuso, trauma

Habilidades para manejo del estrés

• Manejo del tiempo
• Pensamiento positivo
• Técnicas de relajación

 

 

¿Cómo transmitir el programa?

 

El rol de los docentes facilitadores: 
Para poder desarrollar con éxito un proyecto de este estilo, se torna imprescindible la formación y capacitación permanente del docente.
Es importante que los docentes no vean a la iniciativa como amenazante, sino que por el contrario la perciban como una oportunidad de apoyo y respaldo a su labor pudiéndola integrar a la planificación escolar. El entusiasmo, aceptación y participación de los docentes son clave para el éxito del programa.

El rol de la familia:
Una familia fuerte –más allá de cuál sea su composición- es un componente esencial para nutrir el desarrollo integral de niños y adolescentes. Muchas veces los padres se sienten culpados por todos los problemas de los niños y jóvenes y cargan con toda la responsabilidad para asegurar que sus hijos crezcan con éxito, a la vez que deben lidiar con cantidad de mensajes conflictivos acerca de qué es lo que deben hacer. Otras veces sienten que los jóvenes ya no precisan de ellos en su proceso de crecimiento e independencia. El proyecto de “habilidades para la vida” busca motivar a los padres para que se sientan activamente involucrados en la vida de sus hijos durante este proceso. No se trata de dar una serie de recetas para ser padres más efectivos sino de proveerlos de principios básicos, útiles a la hora de tomar decisiones haciéndoles saber que todo lo que hacen impacta en la educación de sus hijos.

El rol de los niños y adolescentes:
Es importante que los niños y adolescentes participen activamente en todas las etapas del programa y no sean únicamente los beneficiarios del mismo. La participación puede abarcar un amplio espectro de actividades que van desde la etapa del análisis de situación hasta la producción de materiales o incluso en la propia implementación del programa como educadores de sus pares.

La esencia de la participación radica en forjar alianzas efectivas adulto-joven. Existe evidencia que afirma que establecer estas alianzas, respetando las habilidades de los jóvenes para realizar contribuciones positivas e involucrarlos en las tomas de decisión ayuda a proveerles de importantes factores de protección.


Volver arriba ^